26/12/06

LA ZONA MUERTA

Titulo Original: The Dead Zone
Año: 1983
Duración: 103 minutos aprox.
Nacionalidad: USA
Color

Dirección: David Cronenberg
Guión: Jeffrey Boam
Fotografía: Mark Irwin
Montaje: Ronald Sanders
Música: Michael Kamen
Reparto: Christopher Walken, Brooke Adams, Martin Sheen, Tom Skeritt, Herbert Lom, Anthony Lerbe y Collen Dewhurst

Si cuando hablaba de La Mosca decía que se trataba de un film de transición entre la crudeza gore de los primeros films del canadiense y del terror psicológico o demencial posterior, que gusta tanto a los amantes del gore como a los cinefilos “serios”, con La Zona Muerta ocurre exactamente lo contrario, la adaptación de la novela de Stephen King no permitía muchos alardes gore ni una gran complejidad emocional, dejandola un poco en tierra de nadie, olvidada por los aficionados de una facción como de la otra, minusvalorada, sin ser transición ni rara avis, sencillamente situada, nunca mejor dicho, en una zona muerta. Y aunque es una de las menos perturbadoras películas del canadiense, La Zona Muerta cuenta con un buen cumulo de las constantes del cine de Cronen- berg. La Nueva Carne esta presente, aun de forma soterrada, un cambio físico que deviene en aislamiento, mezcla de don y maldición, ese mismo aislamiento del protagonista y su coqueteo con la demencia son perfectamente análogos a los de otros personajes de la filmografía del director. Pero, sin necesidad de buscarle un nexo de unión con otros films de Cronenberg, se trata de una película interesante, que mantiene la tensión y el interés pese a su estructura, tan poco adecuada para el cine, que se ajusta más a un tele film en dos o tres capítulos, inevitable a la hora de conseguir una fiel adaptación y que produce cierta confusión temporal, salvada por el buen hacer del director y los actores, fascinante Walken, correcto Sheen y el siempre secundario Tom Skerritt en un corto pero importante papel, sin olvidar a Brooke Adams que hace amable un personaje que de otra forma seria odioso.
No querría terminar sin hacer mención a la gran moraleja de la película: Esperar al matrimonio para practicar el sexo con tu pareja puede provocar largos periodos de coma profundo. Ahí queda eso.

2 comentarios:

Starman dijo...

JAJAJA, buena moraleja, sí señor...
Recuerdo estar viendo esta película y bromear cruelmente sobre eso mismo, cosa que mi por entonces novia no me perdonó.
Poniéndome más serio...
Muy bien definido, la atmósfera del film es la típica de miniserie, supongo que el montaje y la fotografía son quienes acaban teniendo siempre la culpa de estas cosas. Lo cierto es que a ojo no parece un Cronenberg, pero si se contempla bien algún rastro de su personalidad hay por ahí, aunque muy leve, cabe decir.
No sé porqué, le veo decenas de defectos y aún así es un film que me encanta y fascina. Supongo que es cosa de Walken y la música de Kamen, el papel de Herbert Lom, la carga metafísica de la historia, el tijeretazo del poli oscuro, el político de mierda (especialidad de Sheen), lo mal que se pasa cuando sabes algo que no se cree ni dios...
Una rareza pero de las de verdad.

PD: Hay que follar más, que el coma siempre acecha a la vuelta de la esquina

Cesare dijo...

Jajajajaja, debería ser de visión obligada en los institutos ;-)