17/1/07

LA MATANZA DE TEXAS 2

Titulo Original: The Texas Chainsaw Massacre 2
Año: 1986
Duración: 95 minutos aprox.
Nacionalidad: USA
Color

Dirección: Tobe Hooper
Guión: L.M. Kit Carson
Fotografía: Richard Kooris
Montaje: Allan Jakubowicz
Música: Tobe Hooper y Jerry Lambert
F.X: Tom Savini
Reparto: Dennis Hooper, Caroline Williams, Jim Siedow, Bill Moseley, Bill Johnson, Ken Everet y Lou Perry.

Esta secuela de La Matanza de Texas demuestra que se puede hacer una secuela bastante inferior a la original (cuantas películas no son inferiores a la opera prima de Tobe Hooper), y aun así hacer que sea totalmente valida. Sobre la necesidad de una secuela, pues eso es discutible, pero como más tarde o más temprano tenia que caer alguna, quien mejor que el Tejano loco para hacerla. De hecho, si alguien quiere revisitar a Caracuero y familia mejor que se acerque esta muestra de cine psicótico y autoparódico (en cierta medida) que a cualquiera de los remakes, continuaciones o spin offs que han ido apareciendo desde los 90 hasta ahora. Esto es así, probablemente, por el cambio de tono con respecto a la original. Donde antes era realismo crudo y estética documental, ahora tenemos delirio y sangre al estilo “marca de la casa Tom Savini”. Aun así, la sensación de insania permanece aunque permitiendose ironía y algún chascarrillo que otro, que lejos de restarle calidad, le permiten aguantar el tipo frente al clásico del 74. Y es que de haber repetido la formula, nos encontraríamos con un ejercicio fútil destinado al fracaso.
Fuera de comparaciones con La Matanza de Texas, su continuación es una película muy por encima de la media de los slasher varios que asaltaron las taquillas por aquellos tiempos, y ni que decir de los que lo hicieron en los 90. Por un lado cómica, por otro perturbadora, la mezcla deviene en una obra explosiva con momentos que perduraran en el aficionado pero aislandola del gran publico por su intencionada y superlativa esencia bizarra. Ya desde el principio, con los dos imbéciles que llaman a la emisora, Hooper nos enseña que no solo la familia de matarifes esta como una cabra, si no la practica totalidad de un estado en el que se arman autenticas tánganas por un partido de fútbol y en el que pueden pasar desapercibidas por 13 años las correrías de estos dementes con negocio ambulante de chili picante incluido. Tan loco como ellos esta el exranger que los persigue, tío de la superviviente de la primera parte y de una de las víctimas, que, armado con tres sierras eléctricas (impresionante duelo a lo Guerra de las Galaxias con motosierra incluido), empleara como cebo a la presentadora de radio que le presta ayuda, que se salvara por que caracuero se enamora de ella, de la que hay que decir que muy bien de lo suyo tampoco anda (vale que los siga hasta la guarida, pero una vez ahí da la vuelta y busca ayuda en lugar de bajarte del coche). Sobre la familia de psicópatas decir que aparece un nuevo personaje, en ausencia de otro, llamado Chop-Top, que por su placa metálica en la cabeza intuimos que en la anterior entrega se encontraba prestando servicios en Vietnam, y que esta todavía más desquiciado que sus queridos hermanos.
Si tengo que resaltar algo antes de acabar, esa secuencia que quedara grabada a fuego en la mente del espectador y que merece un hueco en los anales de la historia del genero, en la que presenciamos un juego erótico festivo de Caracuero con la motosierra... De visión obligada.

4 comentarios:

Starman dijo...

A mí ésta me gusta casi tanto como la primera, más que nada por ver a Dennis Hopper esgrimiendo dos su motosierra plateada, además de la mezcla de asco y risa histérica que me provoca.
Lo del romance como que huele a Frankenstein, ¿no?

Cesare dijo...

Frankenstein? Puede, puede... Desde luego suena manido, pero las imágenes que trae consigo son tremendas... Como compartir el hobby de las mascaras humanas ;-)

P.D: Por cierto, visita la sección de la entrada de la semana de vez en cuando, veras el progreso de mis reseñas... Creo que hasta Alien o Vampiros son deleznables....

Boris dijo...

El bueno de Hooper, de manera bastante inteligente, cambia totalmente el registro de la primera parte y, como bien dices, nos regala este gran guiñol autoparódico. Excesiva y maravillosa secuela!!!

maritxu dijo...

menudo askito....