30/5/08

DRACULA (1979)

Titulo Original: Dracula
Año: 1979
Duración: 109 minutos aprox.
Nacionalidad: USA
Color

Dirección: John Badham
Guión: W.D. Richter
Fotografía: Gilbert Taylor
Montaje: John Bloom
Música: John Williams
Reparto: Frank Langella, Laurence Olivier, Donald Pleasence, Kate Nelligan, Trevor Eve, Jan Francis y Tony Haygarth

El barco en el que el conde Dracula viaja a Inglaterra encalla en la costa junto al psiquiátrico del Doctor Seward, siendo el mismo conde el único superviviente. A los pocos días, la delicada Mina muere de una extraña afección sanguinia, su padre, el Doctor Abraham Van Helsing, llega a Inglaterra con el fin de descubrir que ha pasado realmente.
Más inspirada en el Dracula de Tod Browning y en la obra teatral en la que esta se basaba que en la propia novela de Stoker, esta nueva adaptación por parte de la Universal, corrió a cargo, nada más y nada menos, que del director de Fiebre del Sábado Noche (John Badhan), dando unos resultados que bien podríamos describir como desiguales.
La película empieza muy bien con una secuencia a bordo del Demeter, pero a cambio nos escatima el siempre interesante prologo transilvano. Ademas, la escena en la que Dracula se alimenta de Lucy es de un kistch que tira de espaldas y lo poco lucido del maquillaje de vampira de Mina Van Helsing son algunos de los puntos negros del film.
Con el casting ocurre algo similar, contar con Laurence Olivier y Donald Pleasence con Van Helsing y Seward no deja de ser un acierto, pero por el contrario tenemos a un Jonathan Harker rematadamente anodino y, lo que es peor, a Frank Langella como un Dracula que, más que otra cosa, parece un Latin lover cualquiera. Esto ultimo, unido a algunos detalles y situaciones, hace que por momentos parezca que nos encontramos ante una novela rosa (lo peor es que no tengo del todo claro que esto sea del todo involuntario).
La elección de Langella como vampiro (y el tono rosa) responden a la intención, muy sana por otro lado, de desmarcarse de las adaptaciones previas de la novela. En esa misma linea nos encontramos con el hincapié que se hace en las capacidades hipnóticas del vampiro y en sus juegos de seducción con las mujeres, de ahí el mostrarle como a un galán latino con media camisa desabrochada, en lo que se convierte en la confirmación de que cada acierto que hay en el film deriva inevitablemente en un despropósito siempre en relación, no ya tanto con la mala elección del protagonista, si no con la posición artística que motivó que se le concediera el papel. Y no, no es que lo haga mal, si no que el papel no le sienta nada bien, o, más bien, a Dracula no le sienta bien Langella.
Recomendada con reparos...

3 comentarios:

Fantomas dijo...

He escuchado todo tipo de comentarios acerca de esta película, razón por la cual la he dejado algo relegada por un tiempo.

Buena reseña.
Saludos.

Psicodeliazombie dijo...

No la conocia... igual tratere de hacerme con ella para ver que tal...!!!

Paco dijo...

La reseña denota el desconocimiento total de las raices de esta producción.

La elección de Frank Langella como Drácula, viene determinada por su tremendo éxito interpretando al personaje en los escenarios de Broadway, que le valió incluso estar nominado a un Tony por su acertada actuación.

Fue esta razón y no otra la que animó a los responsables de la cinta a trasladar la obra teatral al cine para lo cual quisieron contar con el mismo protagonista, el ya mencionado Langella. Aunque también tantearon a algún otro actor, como por ejemplo a John Travolta (no es broma), viejo conocido del director.

La película se basa en el mismo libreto que sirvió de base para el guión de la versión que la Universal hizo en los años 30 con Bela Lugosi, que curiosamente también había interpretado con gran éxito al personaje en el teatro.

Tengo el presentimiento de que todas las reticencias que suscita esta película vienen determinadas por su director, recordado sobre todo por la mencionada "Fiebre del Sábado Noche", y sin embargo, a mi personalmente, dejando de lado el hecho de que cualquier parecido con el libro de Bram Stoker es pura coincidencia, me parece una versión bellísima de Drácula, recogiendo toda la esencia romántica y a la vez maligna del personaje, sin que para ello tenga que enseñar los colmillos en ningún momento.